¿QUÉ NOS DIFERENCIA DE OTRAS CREMAS DE CHOCOLATE?

Sabemos que cuando veis nuestros productos os entran las dudas... Muchos os preguntáis qué es lo que nos hace diferentes y porqué son más saludables que las típicas cremas que encontramos en el supermercado, cremas de chocolate, de chocolate y avellanas, de chocolate blanco… todas ellas deliciosas y que han llegado a formar parte de más de una de nuestras comidas del día, pero por suerte, cada vez estamos tomando más consciencia de lo que ingerimos y nos preocupamos por cuidar nuestra alimentación y nuestra salud a corto y largo plazo.

Para poder saber qué es lo que estamos comiendo y tener poder de decisión es importante que sepamos leer etiquetas y si observamos las típicas cremas de cacao habituales y fáciles de encontrar en la mayoría de los supermercados encontraremos que todas tienen algo en común, la mitad del envase puede ser de azúcar.

¿Te imaginas? Coge un vaso y llénalo hasta la mitad de azúcar.

¿Te atreverías a comerlo a cucharadas? Pues esto es lo que estás haciendo sin darte cuenta porque te lo han enmascarado y te lo están vendiendo como una crema de cacao y avellanas, por ejemplo😑

Como os veníamos diciendo, para poder saber cuando nos están intentando vender azúcar por crema de cacao o crema de avellanas es importante saber leer las etiquetas y algo muy básico que debemos saber es que el orden de los ingredientes que aparecen en la etiqueta nutricional va de más a menos, es decir, el primer ingrediente es el ingrediente que está más presente en el producto.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda un consumo máximo de 25gr de azúcar al día, unas cinco cucharaditas de café y un envase de 250gr de alguna crema convencional puede llevar unas 30 cucharadas de azúcar aproximadamente lo que significa que tan solo, consumiendo una pequeña ración de estas cremas ya nos estaríamos excediendo del total de azúcar recomendado durante el día, sin tener en cuenta, el resto de ingestas que hacemos al día.

Otro ingrediente que acostumbra a abundar en este tipo de cremas son las grasas, grasas saturadas, trans o hidrogenadas muy poco interesantes nutricionalmente hablando y siendo las causantes de enfermedades cardiovasculares, la obesidad infantil y por supuesto la acumulación de colesterol y triglicéridos. Por tanto, podemos entender el gran riesgo que supone consumir este tipo de cremas con frecuencia siendo en muchas ocasiones, una de las meriendas favoritas de los peques de la casa.

Estas grasas acostumbran a ser en forma de aceite de palma o ahora que están haciendo alguna campaña anunciando “sin aceite de palma” lo enmascaran con alguna manteca para que el consumidor crea que así, es mejor y no está comprando medio bote de azúcar pero... ¡que no te engañen!🚫

Por tanto, ¿dónde quedan las avellanas y el cacao?🤷‍♀️

La cantidad de frutos secos y de cacao es muy inferior perdiendo por completo el protagonismo y pudiendo formar el 10% del total del producto.

De lo contrario, si nos paramos a analizar nuestras cremas de frutos secos, tenemos nuestra Peanut Butter la cual está formada en su totalidad por 100% cacahuetes o nuestra Hazelnut Bomb con un 70% de avellanas tostadas y finalmente las cremas como la Protella Original, la más similar en cuanto a sabor se refiere a las que acabamos de analizar pero mucho más interesante nutricionalmente hablando ya que es una crema de chocolate con avellanas tostadas, sin azúcares añadido, (solo 3gr por cada 100gr frente a los 55gr que podemos llegar a encontrar en otras cremas de cacao convencionales), sin aceite de palma y con un extra de proteína Whey. De esta manera, 100gr de Protella Original tiene 20,58gr de proteína frente a los 5gr que proporcionan otras cremas del mercado.

¿Todavía tienes dudas?😉

Deje un comentario